BUSCANDO A CARLOS

 

BUSCANDO A CARLOS

Meditaba para intentar relajarme después de dos días de búsqueda intensiva, pero algo me interrumpió; era una energía extraña y la sensación de que una mano tocaba mi entrepierna. Me dejé llevar y, tras mi orgasmo, Carlos seguía desaparecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s