Sin palabras

¿Porqué hay cosas que por mucho que queremos decir no podemos hacerlo? Miedo a las consecuencias, miedo a hacer daño, miedo a una respuesta que no nos guste, miedo, miedo, miedo… lo veas como lo veas al final todo se resume en miedo.

Palabras a un ser querido, a una persona que ejerce cierto control sobre tus circunstancias, a un desconocido por la calle, da igual a quien quieran decirse esas palabras, ¿Cuántas habrá que se quedan en nada? O en palabras al viento desahogando en una soledad afortunada, o en una soledad interrumpida por alguien que te juzga como a un loco por hablar contigo mismo. Pero no es a uno mismo a quien se habla, es a ese otro invisible que está en otro espacio y tal vez nunca sabrá que las dijiste. ¿Cuántas cartas se habrán escrito para luego hacerse añicos? Mil pedazos de papeles se habrán quemado o roto junto con almas en furia o reventadas por un llanto ahogado.

Ay! palabras mudas, que se quieren escapar de tu garganta pero se enganchan y te atragantan o se convierten en un susurro que necesitaba ser un grito. Tan simples palabras que sin no se dicen matan pero si se dicen no se sabe en que deparan…

Por eso aprendí a hablar con la mirada, lo malo es que algunos no conocen mi lenguaje…

Miradas que hablan, benditas miradas que esas, esas nunca, nunca callan.

Derechos reservados © 2018 Tali Rosu

Puedes oír el relato con la voz de la autora en:

https://www.spreaker.com/episode/14816532

imagen: https://pixabay.com/photo-1957302/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s