Cómoda y calentita

A veces despiertas en un saco de plumas; caliente, cómoda, sintiendo esa suavidad que acaricia tu piel mientras una voz te susurra al oído: “quédate un ratito más”.

Abres los ojos mientras sacudes la pereza de tus músculos perfectamente acoplados a la forma de aquel saco que te da cobijo. Al mirar a tu alrededor, ves las montañas a lo lejos y un lago tranquilo al que ya le da el sol. Pero para llegar hasta ahí tienes que salir del saco, caminar por rocas heladas y echar a andar un largo recorrido, largo y difícil, largo y difícil…

Pensar en abandonar aquel plácido espacio es duro, pero aún lo es más, saber que jamás volverás a oír esa voz que te repite: “Quédate un ratito más”.

Derechos reservados © 2018 Tali Rosu

Podéis oír la lectura en:

https://www.spreaker.com/episode/14787454

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s