MI CUERPO AL AMANECER

Despacito, suavemente y sin tapujos, el amanecer me sorprendió sin remedio.

Estaba tan distraída que casi no me di cuenta de la claridad del cielo que envolvía ese cuerpo inerte. Mi mente estaba pensando en las nuevas sensaciones, algo etéreo que me hacía respirar con un poco más de calma.

Después volví a mirarlo, era un trozo de carne y huesos que yacía sobre la tierra. Hasta ahora no me había dado cuenta del lunar sobre mi boca.

Derechos reservados © 2018 Tali Rosu

imagen de https://pixabay.com/photo-3104413/

4 comentarios sobre “MI CUERPO AL AMANECER

  1. Me han hecho llegar la siguiente interpretación de éste texto:
    “A mi me viene a la mente como que a veces no nos percatamos de lo que somos y lo damos por hecho, hasta que de verdad eres consciente y descubre que viven más cosas en uno que no les pone atención”

    Y tú ¿Qué entendiste?

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias! Me encanta tu forma de verlo.

      Hay situaciones en las que es mejor volver a empezar, renacer y reencontrarse a uno mismo descubriendo detalles que antes no habíamos percibido.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s