DESPUÉS DE VARIAS BOTELLAS.

Vino, una sonrisa.

Otro vino, otra sonrisa.

Terminé una botella hasta que te conquisté.

Loca por ella, por la botella.

Me intoxicó junto con tus labios, tu mirada atenta y tu mano en mi regazo.

Me enamoré de aquello: uva fermentada y sangre envenenada, de un latido acelerado y un vibrar equivocado.

Pasó el tiempo y finalmente me di cuenta, de que en el romanticismo, la nube de azúcar siempre cae en mil tormentas.

 

Derechos Reservados © 2018 Tali Rosu

Imagen de https://pixabay.com/photo-1246240/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s