CON UN SUSURRO

Mi mirada está perdida en el horizonte, las cadenas de mis pies me dejan huella y las heridas de mi alma permanecen hoy abiertas.

Aunque ella siempre vuelve, me abraza por la espalda y con un susurro me deja sentir su aliento junto a mi cara, siempre tiene que marcharse. Yo estiro el brazo mientras se aleja aún rozando los dedos de mi mano que solo quieren cogerla. Me quedo en mi nostalgia esperando otra visita.

Derechos reservados © 2018 Tali Rosu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s