BAILANDO CON LA VIDA

Sentada en mi refugio con la vista perdida sobre la pared de enfrente, la luz de un agujerito llamó mi atención.

Me asomé con curiosidad y ví a un niño observando el cielo, tenía una mirada intensa y llevaba los zapatos rotos.

Salí y le ofrecí un calzado nuevo para andar mejor el dia de mañana, pero el prefería un cambio en la superficie que pisaba; quería caminar sobre una nube de algodón.

Entonces le ofrecí algo suave: me quité los zapatos y lo invité a hacer lo mismo, subió sobre mis pies descalzos y juntos bailamos, bailamos, bailamos.

Derechos reservados © 2018 Tali Rosu

4 comentarios sobre “BAILANDO CON LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s