Ya no más

Aquí os dejo otro texto del recopilatorio “Un mundo injusto”.

boy-3081940_1920

YA NO MÁS.

El llevaba varios años haciéndolo. Tu, simplemente defendiéndolo. Me contabas que de niña tu pasaste por lo mismo, que tan solo es una forma de aprender a salir fuerte.

Antes de salir de casa con un portazo te grité:  -Sólo tengo doce años pero ya me estoy cansando. No se como convencerte de que no estoy en tus manos. Quiero que me dejes pensar.  Quiero que me dejes vivir en paz. –

Al adentrarme en el bosque también grité: -No quiero ser otra marioneta, yo quiero ser otra flor. Viva o muerta pero no muriendo, todo en mi cabeza se está revolviendo. La vida cambia de color. Quiero pensar y hacer lo que quiero, no quiero seguir tu manual.  Déjame perder o ganar si puedo, pero quiero participar.-

Cuando me enredé en aquellas raíces pensé en tus palabras, las tuve en cuenta, pero al final grité: -¡No! No me expliques tus andanzas déjame que caiga sola. No me obligues a vivir siempre atrapada entre escayola. No me des las instrucciones para hacer tus decisiones. No me calles para siempre porque voy a decir no. ¡No! No me pidas que me calme si mi cuerpo está que arde. La cabeza me revienta porque quieren que se calle. Ya no quedan mas suspiros, se apagaron entre gritos. Y aunque pierda la inocencia esta noche diré no.-

Y finalmente, cuando por fin me quedé dormida a la intemperie, lo hice con un suspiro en el que se escapaba tan solo una palabra: -No-

Derechos Reservados © 2018 Tali Rosu

 

Imagen de https://pixabay.com/photo-3081940/

Un comentario sobre "Ya no más"

  1. Algunas personas me piden que cuente lo que “Él” lleva años haciéndole.

    Claro que hay una historia en mi cabeza, de hecho empecé a escribir por ahí. Sin embargo, he decidido omitirlo del relato porque no quiero darle el protagonismo a esa situación atroz, que bien podrían ser millones de cosas que les pasan a los niños por el mero hecho de que no pueden defenderse cómo adultos.

    En éste texto quise darle importancia y protagonismo a la rebelión de la niña, al hecho de que una persona, por pocos años que haya vivido, tiene derecho a decir ¡NO! Tiene derecho a decir ¡BASTA! Ante cualquier circunstancia que considere que le es dañina en cualquier modo. No son juguetes ni marionetas, son personas capaces de pensar, por mucho que se intente pensar por ellxs.

    La rebelión es un signo de inteligencia, quien tiene que aprender es el adulto, aprender a contenerlxs en determinadas circunstancias, a poner límites razonables sin pretender que nos sigan sin rechistar y nos obedezcan sin cuestionar. Porque si no cuestionan a quien más quieren, mucho menos cuestionarán a alguien a quien tienen miedo (Así se hacen los borregos y las marionetas del gobierno, así se crean las confusiones en esas pequeñas cabecitas que piensan que se les puede hacer lo que sea porque el adulto tiene la razón absoluta.

    ¡NO!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s